La laparoscopia es una técnica mínimamente invasiva donde introducimos CO2 en el abdomen del animal para poder insuflarle, y por medio de una cánula muy delgadita podemos, en el caso que nos ocupa este mes, las esterilizaciones, extraer los ovarios. Es una técnica de imagen porque nos ayudamos de una cámara que en tiempo real nos permite agrandar y magnificar las imágenes para poder trabajar mejor.

Realmente esta técnica la usamos para toma de biopsias pancreáticas, hepáticas o renales, o pulmonares ya que por medio de una cámara y de una pequeña cánula podemos tener las muestras siendo mucho menos riesgoso e invasivo para el animal.

Sin embargo la técnica alcanza su máxima difusión ante la posibilidad de operar perritos por incisiones muy pequeñas. Además cuando hablamos de animales de gran tamaño, la manipulación de lo órgano hace que la técnica sea bastante indolora.

Realmente en esterilizaciones, mediante la laparoscopia lo que extraemos son los ovarios de la perra. De esta manera, la perrita no cicla, esto es, no sale a celo y  evitamos gestaciones indeseadas.

La ventaja fundamental es la pequeña incisión, y la principal desventaja es que es una técnica donde el material es bastante específico y son necesarios al menos en nuestro caso, un anestesista y dos operadores en quirófano. Esto hace que sea una técnica un poco más cara que la técnica de ovario histerectomía tradicional. Por eso hemos decidido este mes hacer un 15% de descuento sobre tarifa, para que los propietarios puedan aprovechar las ventajas de la laparoscopia.

Nosotros montamos la técnica hace 2 años y desde entonces la usamos en intervenciones como las que ya hemos nombrado y también como técnica de ayuda al diagnóstico. Aunque a veces para tomar muestras utilizamos ecografías y punciones eco guiadas, aquí podemos ver que una imagen vale más que 1000 palabras, y cuando metes una cámara puedes acceder exactamente a tomar la muestra del área afectadas sin error, por lo que es algo que hacemos habitualmente para diagnóstico diferencial de tumores.

 

¿Y en las gatas?

En el caso de la gatita no es una técnica que esté contraindicada, pero hemos de tener en cuenta que debido al pequeño tamaño del animal la incisión que hacemos con una cirugía normal es también muy pequeña por lo que este tipo de técnicas no es la más recomendada a la hora de esterilizar a tu gata. Sin embargo si la utilizamos en toma de muestras y en otras cirugías mínimamente invasivas.

Recuerda:

  1. La laparoscopia es una técnica muy específica dónde usamos un material muy tecnológico y la idea es minimizar los riesgos de una cirugía convencional.
  2. Siempre será tu veterinario el que te recomiende que técnica es la que mejor se adapta a tus necesidades.
  3. Recuerda que este mes tenemos un 15% en este tipo de cirugía, lo puedes mirar en la web.